Marisco

Hablar de marisco es hablar de manjar. Cierto es que sí lo combinas con un buen vino blanco la experiencia va a ser mucho mejor y notará esa explosión de sabores en su paladar. Por lo general, el marisco se come acompañado de un vino blanco joven por la frescura que ofrece todo en su conjunto y esto hará que disfrute mucho más de su comida.

Un vino blanco elaborado con Albariño o uno espumoso, típico de las Rias Baixas u otros vinos espumosos secos, darán al plato un toque de acidez que muestre su expresión más agradable al paladar. Si quiere saber cuales son los mejores vinos para marisco, eche un vistazo a esta exclusiva selección.

house-
Popup content