Cordero

El vino y el cordero van unidos ya de por sí. Es una tradición, algo instintivo. Un buen cordero asado puede considerarse uno de los mejores manjares de la gastronomía española y si lo acompañamos con un excelente vino será el culmen para una magnífica comida. 

El vino que acompañe un plato de cordero tiene que ser, principalmente, Tempranillo de crianza en barrica para rebajar el tono grasoso de la carne del cordero. Qué mejor armonía para una excelente comida, que el producto y el vino de la misma zona: cordero con vino tinto de la Ribera del Duero. 

house-
Popup content