Bodegas Viñatigo

Filosofía basada en el trabajo y el esfuerzo.

Bodegas Viñátigo ha basado su proyecto en la recuperación y puesta en valor del amplio patrimonio varietal vitícola que existe en las Islas Canarias. Fruto de este trabajo que comenzó a finales de los años 90 han conseguido dar a conocer y recuperar numerosas variedades: Gual, Marmajuelo, Vijariego, Tintilla, Baboso, Malvasía Aromática, entre muchas otras, son variedades minoritarias de Canarias que, de no haber sido por el trabajo de Bodegas Viñátigo, muy probablemente hubieran desaparecido. Todo este esfuerzo se ha llevado a cabo dentro del máximo respeto al medio ambiente, tanto en el campo vitícola, aplicando técnicas de cultivo sostenibles, como en la vinificación, utilizando pies de cuba para las fermentaciones y añadiendo sulfitos exclusivamente antes del embotellado.

Las parcelas que cultiva Bodegas Viñátigo se encuentran en el noroeste de la isla de Tenerife, desde la Villa de San Juan de la Rambla hasta El Valle del Palmar, y van desde el nivel del mar hasta casi los 1000 metros de altitud.  Además, también colaboran con viticultores de la zona con quienes han trabajado desde hace más de veinte años, asesorándoles en el cultivo y comprándoles la uva, ayudando a la economia agrícola de la zona.

house-
Popup content