Bodegas Tesalia

Una tierra virgen al sur de España con la Sierra de Grazalema como abrigo fue el lugar elegido por Richard Golding. Seducido por sus bellos paisajes y su potencial eligió este majestuoso lugar para emprender su sueño y hacer de sus viñedos, su hogar. Cerca de la Sierra de Grazalema se encuentra la finca de Bodegas Tesalia, muy cerca de Arcos de la Frontera. Un enclave sin igual que acoge hoy los mejores vinos tinto andaluces gracias al esfuerzo, trabajo y dedicación de la familia Golding.

El amor hacia la vinicultura de Richard Golding ha dado lugar a la elaboración de unos vinos espectaculares que dieron sus frutos a partir del año 2008 tras mucho tiempo de estoico trabajo y una delicada espera. El resultado fue un vino elegante, refinado y complejo, pero con unos tintes ingleses que no podían faltar. Los vinos que nacieron después son tratados como joyas y por ello te elaboran con mimo y cuidado para que lleguen a estar entre los mejores tintos del mundo. Un objetivo por el la familia Goldin trabaja día a día haciendo estudios muy precisos para equilibrar los componentes de todos sus vinos ya que cualquier elemento tiene que estar en consonancia con el resto. Desde su cosecha hasta ser embotellados. 

Tesalia 2015: su 'joya' más preciada

Todo influye en la elaboración de vino. Desde su cultivo hasta que se sirve en una copa. Las cosechas son realizadas a mano y por la noche. Se trata a la vid como el regalo más preciado. Las uvas recogidas pasan por un meticuloso proceso de selección y mediante el proceso de gravedad van pasando a depósitos pequeños de acero o de madera para luego más tarde prensarlas y que el vino fermente en barricas de roble francés. Una vez realizado este delicado proceso de elaboración, el resultado que obtienen son unos majestuosos vinos. Tesalia 2016, la joya, por excelencia de sus bodegas. Un vino sorprendente y de edición limitada. De gran calidad y carácter es su vino Arx 2017 que combina la variedad de uva Syrah con la autóctona del lugar Tintilla de Rota.

Detrás de todo este delicado trabajo se encuentran el propio Richard Golding, alma de la Bodega Tesalia y su hija enóloga, Natalia. Además, cuenta con la ayuda de grandes profesionales como Ignacio de Miguel, considerado uno de los enólogos más importantes del España, José Ramón Lissarrague, experto en viticultura y el Master of Wine, Cees Van Casteren.

Sus viñedos se cultivan en 22 hectáreas sobre un suelo poco fértil pero ideal para que crezcan las diferentes variedades de uva como Petit Verdot, Syrah, Cabernet Sauvignon y la vid autóctona, Tintilla de Rota. Estos viñedos dependen de un clima cálido y soleado. Con una temperatura media al año de más de 17 grados y una pluviometría moderada en invierno. Gracias a los vientos y la influencia del mar Mediterráneo y el océano Atlántico tiene mucho que ver en cómo es la vida de la uva en el viñedo y las características que esta adquiere para luego convertirse en uno de los mejores vinos de Andalucía.
house-
Popup content