Bodegas Monje

La bodega, con capacidad para 160.000 litros, es suficiente para procesar nuestra cosecha. Diez personas componen el equipo humano que hace posible continuar con la filosofía y el cariño que merece esta vocación. En el Sauzal, a unos 600 metros sobre el nivel del mar, en el lugar denominado La Hollera, se encuentra nuestro viñedo sobre un suelo pedregoso pero muy rico, fruto del volcán y del paso del tiempo. Laderas inclinadas de difícil mecanización, hacen que la mano del hombre sea una constante compañía. El sol, desde primeras horas de la mañana, y la suave brisa marina, crean un microclima especial para el cultivo de la viña.

Con 1.500 cepas por hectárea y una edad media de 50 años, nuestras viñas vegetan a ras del suelo durante ocho meses. Luego, antes del envero, son levantadas con horquetas (estacas de madera) hasta el final de la vendimia. En los últimos años hemos reestructurado gran parte de él y ahora trasformados al sistema de “parral bajo” podemos mecanizar algunas labores. Cultivamos las uvas de Listán Negro, Listán Blanco, Negramoll, Tintilla, Vijariego negra, Marmajuelo, variedades que aportan características originales que definen nuestros vinos. Y se experimenta con muchas más, todas ellas prefiloxéricas, obtenidas del legado de nuestros antepasados.

Nuestros vinos responden a las variedades de uvas tradicionales y al suelo donde crecen. Son vinos en su mayoría tintos, que se destacan por su original personalidad, a veces difícil de catalogar. Tienen atractivos colores, aromas minerales y fructuosos, frescos, plenos, llenos de vida. En definitiva muestran la tierra donde nacen. Todas nuestras marcas son de Producción Limitada y numeradas, amparadas por la Denominación de Origen Tacoronte – Acentejo, organismo encargado de controlar la producción y el embotellado de los vinos. La contraetiqueta garantiza el origen y la calidad.

house-
Popup content